Vida de gringo... versión acotada

En Brasil todo extranjero es llamado "gringo" y, durante los primeros meses estando aquí, es común que al oír que te llaman por ese nombre se te retuerza un poco el hígado y el colon. En una ocasión le dediqué un buen rato, junto con otros amigos, para convencer a una amiga que no tendría porque ofenderse al ser llamada de gringa.

Como gringo llegas y como gringo te tratan. La gente a veces habla más despacio o te interroga sobre tu país de origen. De México conozco al chavo del ocho, me encantaría ir a acapulco, ¿cuál es el mejor restaurante de comida mexicana?, ustedes comen con mucho chile ¿verdad?, son diálogos muy comunes y por lo general bastante acertados. Hay otros tantos que son muy desafortunados, como el que me dijo: Yo una vez fui a Chile, México está cerca de ahí, no? Después de mucho tiempo y práctica desarrollas una plática en automático, o si eres creativo, creas estrategias para brincar de un tema a otro más atractivo.

Lo cierto es que Brasil es un lugar bastante extraño. Con muchas costumbres latinoamericanas con las que te sientes identificado y con otras tantas que son perfectamente opuestas a nuestros modos. De entrada ya se habla en otro idioma y, en consecuencia, tiene otros patrones de pensamiento. Es muy fácil dar un paso en falso y encontrarse en una situación incómoda. En respuesta, los brasileños muy amablemente te tratan como gringo.

Este conjunto de costumbres y actitudes desconciertan y desesperan a muchos. Todo se resuelve con un poco de paciencia y mucha empatía. No por nada se hizo tan popular la frase de Tom Jobim "Brazil is not for begginers". Durante año y medio de mi estancia aquí me levantaba pensando que era un niño de 5 años, que todos los días aprendía algo nuevo. Por las noches platicábamos con Lola sobre las cosas nuevas que aprendíamos e incluso me volví un tanto mañoso, creando confusión con palabras que decía con un doble sentido (que considero, hasta hoy, parte importante del aprendizaje, como niño).

Conforme el tiempo va pasando, uno va creando una versión de Brasil en su cabeza. Cada que uno encuentra a un gringo nuevo, le dedica un momento para exponerle su perspectiva de cómo es la vida y la organización en Brasil. Entre gringos, es una buena manera de comenzar una plática que no involucre nuestros países de origen.

Como pasa cada cierto tiempo, dejo empolvado este blog. Intentaré eventualmente ir platicando más mis impresiones de gringo en el trópico de Capricornio.

Comentarios

Entradas populares