Bolsas de super

Las bolsas de plástico que nos dan con nuestra mercancía (desde papel de baño hasta el seis de cervezas) tienen dos eventos que marcan su vida útil. Cuando no las dan en el super y cuando las sacamos del bote de basura para meterlas en una bolsa más grande que el basurero romperá en busqueda de botellas de pet o vidrio. Y bueno, eso si la pones en el bote de basura para depositar ahí la basura, porque a veces ni a eso llegan. Al fin y al cabo, si tienes un bote de basura eso no es necesario, del bote pasa a la bolsa grande y si se ensucia el bote pues lavas el bote.

En realidad el uso de las bolsas de plástico fue un invento práctico para el ciudadano flojo que no quería cargar su canasta o su bolsa del mandado. Sirven para esos momentos de compra compulsiva e inesperada; sin embargo no debería ser de uso indiscriminado que se paga con el precio del producto.

La semana pasada fue noticia en los periodicos de circulación nacional este tema. Las bolsas del super tardan cientos de años en degradarse, en México se consumen 20 millones diarios y es de los pocos países en los que no existe legislación para controlar el uso y la producción de las bolsas de plástico. La respuesta en el medio político es tan centrada y moderada que se resume en la siguiente frase: "PENA DE MUERTE A LAS BOLSAS DE PLÁSTICO!!!!!"

Por su parte el sector industrial ya respondió de la misma manera. Si se prohibe el uso de las bolsas de plástico se irán con ellas unos 50,000 empleos directos sin considerar los indirectos. Las bolsas de plástico contaminan lo mínimo pero son muy escandalosas porque son voluminosas.

Mientras tanto, tiendas de supermercados como Wal Mart y Soriana anunciaron desde mediados del año pasado que iban a reducir la distribución de gran cantidad de sus bolsas de plástico y ya pusieron a la venta bolsas ecológicas a precios no muy baratos pero que te hacen sentir bien porque estás ayudando al medio ambiente.

En este caso la visión más moderada no es la del congreso ni la de los productores de bolsas de plástico, sino en la relación tienda-cliente. Algún día pasé por una tienda en la que me cobraron una cantidad equivalente a 1 peso por poner mis cosas en una bolsa de plástico al comprarlas. Por supuesto que puse una cara de "estafador"; pero a final de cuentas terminé pagándola porque me resultaba lógico. Si uno quiere comprar algo, el vendedor no tiene que pagar por la pereza del comprador de no llevar en que cargarla.

El colmo de la flojera es al momento de llevar las cervezas, detergentes para ropa o comida para perros, que ya vienen en una presentación adecuada para cargarse. Y en donde, en lugar de cargarse como se deben, todavía le dicen al niño que empaca: "a ese ponle bolsa doble".

Si uno habla con la gente, esta es bastante accesible con el consumidor. En lugar de dejar mi morral en la paquetería de un supermercado expliqué que yo planeaba meter lo que compraba ahí, puesto que no traía más que mi cuaderno y mi pluma me dejaron pasar.

A final de cuentas esto es una cuestión de cultura, si uno quiere ayudar lo hará, si no pues no. Y si el supermercado quiere pagar por las bolsas de sus consumidores holgazanes lo hará, pero si no pues no.

Mientras tanto los invito a que compren sus bolsitas o lleven sus morrales al super. Hay que ser realistas, si uno quiere ayudar bien, tiene que llevar más de uno.

Yo les recomiendo:







La bolsita que venden en el super: Bastante amplia y sobria. Vienen una gama de colores que varía del café al verde aguacate. Perfecta para personas que gusten de colores sobrios y de demostrar publicamente sus usos y costumbres. Comprela en el super.





La mexicana: Para el chairo que todos llevamos dentro, con ella usted podrá rezar o admirar la imagen de una famosa pintura cejijunta. Adquierala en su boutique regional más cercana.

Si es usted una persona de gustos étnicos pero más simples, dejese de tonterías y comprela en el mercado más viejo de la ciudad.



PARA CHECAR SOBRE EL TEMA

El universal creo este gráfico para ilustrar de manera bastante trunca el ciclo de las bolsas de plástico.

Y esta
es la visión del industrial que dice que las bolsas de plástico hacen felices a todo el mundo.

Comentarios

Florecita Rockera ha dicho que…
Con Esther casi siempre pedimos que junten todo en una bolsa o pedimos las cosas sin bolsa. Azu cargaba una bolsa como de manta para ir de compras (y se veía bien cajeta pero le funcionaba). Ya no sé si la tiene porque la veo menos :S

Me gustó tu entrada :)
Mónica Pulido ha dicho que…
Noticia de la semana en diarios de circulación nacional?? Bueno... pues no es nada nuevo el problema de las bolsas de plástico... que... además importamos en su mayoría!!!
Vivan las chairibolsas de Gandhi y el Sotano!!! Ir al super con la mochila!! Que los niños empacadores, los cajeros y todo mundo te ve raro... si, pero total, ya me ven raro por otras razones. (Es peor cuando pido que me pongan las cosas en mis toppers, jojo).

Entradas populares